La nulidad en un despido

Si se declara la nulidad de un despido, implicará para la empresa tener que volver a reintegrar al trabajador en el mismo puesto de trabajo que ocupaba antes de haberse celebrado el despido impugnado, con el pago de salarios de tramitación desde el despido hasta la fecha de notificación de la sentencia que declara tal nulidad, así como el pago adicional de una indemnización por daños y perjuicios si se hubiese solicitado por parte del trabajador en su demanda y el Juzgado correspondiente la hubiera estimado.

La nulidad de un despido se producirá en todos aquellos supuestos en los que se hubieran vulnerado derechos fundamentales del trabajador, siendo el supuesto más habitual, que el empresario hubiera procedido al despido del trabajador como una represalia por las actuaciones que anteriormente hubiera interpuesto el trabajador contra la empresa, ya sea por reclamación de cantidades, horas extraordinarias, vacaciones, o cualquier otra materia, por la que hubiera presentado demanda, solicitud de conciliación o denuncia ante Inspección de Trabajo.

Otro supuesto por el que jurisprudencialmente se ha declarado la nulidad del despido, es cuando se procede a la finalización laboral de un trabajador que se encontraba en curso de un proceso de baja médica de larga duración, y siempre que no concurran otras causas que motiven dicho despido, como por ejemplo, por pérdidas económicas de la empresa.

Asimismo, hay otras causas tipificadas por el  artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores, que implicará automáticamente la nulidad del despido, y es cuando se extingue la relación laboral con un trabajador que se encuentra en:

  • Disfrute de la suspensión de su contrato de trabajo por maternidad, paternidad, riesgo para el embarazo o para la lactancia.
  • Disfrute de una reducción de jornada o excedencia por cura de menores, familiares o por ser víctima de violencia de género.
  • Trabajadores que se han reincorporado de los permisos anteriores y no ha transcurrido 1 año desde el nacimiento o adopción del menor.
  • Trabajadoras embarazadas.

El despido que no merecerá el calificativo de nulo, es en aquellos supuestos en los que se finaliza la relación laboral por motivos objetivos, cuyas causas económicas, técnicas, productivas y organizativas se producen desde el mes de marzo de 2020 y hasta el mes septiembre de 2021. En estos casos, el despido será improcedente, pero no nulo, tal y como ha declarado recientemente el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de fecha de 31 de marzo de 2021.

Para más información sobre los despidos nulos, accede al siguiente enlace: NULIDAD DESPIDO.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Si lo prefieres puedes hablar con nosotros mediante este formulario

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.